Claves para cumplir una dieta

¿Cuántas veces te has propuesto iniciar una dieta para bajar de peso, pero con el paso de los días terminas dejándola de lado?. Pueden ser muchas las razones por las que no has podido seguir una dieta con la disciplina y la  dedicación que requiere, sin embargo hay otras razones mucho más importantes para que comiences de nuevo y cumplas tus objetivos ya sea por mejorar tu apariencia o para mejorar tu salud.

Estos sencillos consejos y claves, te ayudarán a cumplir una dieta y lograr los objetivos que te has propuesto. Recuerda que hacer dieta es convertir los buenos hábitos alimenticios en un modo de vida y no se trata de dejar de comer, puedes comer de todo pero siempre con moderación.

Consejos para cumplir con una dieta

1. Lo primero y más importante de todo, es estar completamente seguro que deseas seguir un régimen para bajar de peso y acatar las especificaciones que conlleva. De nada te sirve comenzar una dieta si no estás seguro que eso es lo que deseas y es lo más beneficioso para tu salud, ya que con el paso de los días te sentirás mal y terminarás dejándola, por eso es tan importante tener muy claro que eso es lo que quieres.

2. Muchas personas escuchan a sus amigos o conocidos sobre dietas que han realizado y les han funcionado, y, comienzan a realizarlas sin una asesoría médica, lo que hace que al final se den cuenta que no les funcionó y dejan de lado cualquier interés en bajar de peso, por esta razón es tan importante no dejarse llevar por comentarios de personas que no son especialistas. Lo más importante antes de realizar una dieta es consultar a un especialista que te guíe en el camino para bajar de peso, responda tus cuestionamientos, te explique cual es tu peso ideal y cuantos kilos debes perder en un tiempo estimado y te asesore en cual es la mejor dieta para ti y el ejercicio que debes realizar al mismo tiempo.

3. Cuando ya estés completamente seguro que deseas iniciar una dieta, tienes claro la responsabilidad y disciplina que ella requiere y has sido asesorado por un especialista, debes comenzar a plantearte metas a corto y largo plazo. Recuerda que deben ser metas realistas ya que no puedes pretender perder 20 kilos en una semana porque al no ver ese tipo de resultados inalcanzables terminarás dejando la dieta de lado. Escribe en una hoja tus metas a corto plazo por ejemplo: esta semana comenzaré una dieta equilibrada y sana el día 1 de noviembre y el 15 del mismo mes debo perder 2 kilos aproximadamente. De esta forma tendrás claro a donde quieres llegar y que es lo más beneficioso para tu cuerpo.

4. Muchas personas dejan la dieta de lado porque les da pena admitir que la están realizando. Por esta razón es importante que no te escondas si estás realizando una dieta, no tiene nada de malo querer bajar de peso porque lo estás haciendo para mejorar tu calidad de vida.  Sigue con tu vida normal, ya que la dieta no debe afectar en ella, no te encierres en casa y mucho menos sientas pena, porque todo lo que estás haciendo es para incorporar a tu vida hábitos de vida más sanos y mejorando tu salud. Verás que no es algo anormal y que muchas personas al igual que tu están en el mismo camino.

5. Trata de comer acompañado, de esta forma te sentirás más a gusto y podrás cumplir tus metas. Puede que la persona que te acompañe también adquiera tus mismos hábitos sanos de alimentación y te sea mucho más fácil cumplirlos. Si tal vez la persona que te está acompañando no sigue tu régimen y por el contrario lo que hace es ponerte tentaciones en frente, aléjate de eso, ya que terminarás accediendo a ellas y perderás toda la voluntad que has logrado. Intenta hacerlo junto a una persona que comparta tus mismas ideas, que coma saludable o que también se encuentre realizando una dieta y los dos se sentirán mucho mejor y apoyados a la hora de realizar una dieta. De esta manera no solo te sentirás mejor sino que evitarás la ansiedad al ver que la persona que te acompaña come cosas que pueden provocarte y están fuera de la dieta.

6. Come despacio y mastica bien los alimentos, tómate tu tiempo para comer no lo hagas jamás con prisas ni estresado.  De esta forma no solo estarás asimilando mejor los nutrientes sino que además comerás menos porque te sentirás lleno más rápido.

7. Has de tus platos algo llamativo a la vista, lo más atractivos posible. Si te parece que lo que estás comiendo es muy poco, trata de servir en platos de postre y de esta forma parecerán más abundantes, además para que no quedes con hambre come algo suave antes, como una ensalada de frutas o verduras.

8. Trata de tener un horario establecido de comida, respeta en lo posible el horario de las comidas, así no sentirás hambre todo el tiempo y comerás lo necesario. Trata en la medida de lo posible de comer siempre a la misma hora, realiza un horario de comidas que te beneficie y que puedas cumplir todos los días.

9. No te saltes ninguna comida aunque en el momento no sientas ganas de comer, si es así pues reduce la cantidad pero jamás dejes de comer algo durante el día. Recuerda que es beneficioso comer cinco veces al día: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena, de esta forma no comerás de más, llegarás a la siguiente comida sin ataques de hambre y evitas los picoteos entre comidas.

10. Al iniciar las comidas siempre come una ensalada, de esta forma puede que tengas un hambre voraz, pero con la ensalada o un vaso de agua antes de las comidas sentirás sensación de llenura más rápido y evitarás comer de más.

11. Evita las tentaciones, por ejemplo si en tu casa sueles tener golosinas a tu alcance trata de alejarlas lo que más puedas y mantén a mano frutas y verduras. En la oficina también puedes evitar comer de más llevando contigo un yogurt, una fruta o una barrita de cereales para esos momentos en el que el hambre ataca.

12. Frente a un ataque de hambre toma primero un vaso con agua y luego puedes beber un jugo de frutas natural. Además puedes ingerir una ensalada.

13. Cuando te ofrezcan alimentos que no estén dentro de tu programa de alimentación, trata de no ceder a ellos, de esta manera no estropeas lo que has logrado con tanto esfuerzo. Y si no te es posible negarte intenta comer muy poco de ese plato que puede estropear tus logros.

14. No seas dependiente de la balanza, puedes pesarte una vez por semana para controlar las variaciones en tu peso y proponerte nuevos retos.

15. Puedes tomar periódicamente tus medidas para controlar la variación del volumen corporal y además te motivarás al ver buenos resultados. Muchas veces puede que no bajes de peso tan rápido pero si de tallas.

16. Muchas veces notamos que hemos subido de peso porque nuestra ropa favorita no nos queda, por esta razón es buena idea que te coloques esta ropa que no te quedaba y la que tenías además irá quedándote más grande. Toma como meta e incentivo esa ropa que no te quedaba y verás que animado te sentirás.

17. Mantén en tu refrigerador alimentos saludables, puede que en una situación de estrés o depresión lo primero que hagas es correr hacia él y tomar todo lo que esté a tu paso. La comida no es la salida y la depresión no es una excusa para comer de más.

18. Puede que algún día rompas con la dieta, porque consumiste algo que deseabas demasiado, pero no pienses que retomarás la dieta al siguiente día, trata de hacerlo en seguida para no perder lo que has logrado. Es muy bueno y los especialistas recomiendan que de ves en cuando te des un gusto cuando se realiza una dieta, pero siempre con moderación.

Ánimo… bajar de peso es beneficioso y si lo haces de forma conciente y acompañado de un especialista lograrás tus objetivos y mejorarás tu calidad de vida.

 

 

 

 

 

 

Comparte este post 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *