Consejos para no subir de peso en la oficina

La mayoría de personas que trabajan en oficinas, suelen aumentar algunos kilos, debido al trabajo sedentario que tienen y también por malos hábitos alimentarios y no hacer ningún tipo de actividad física, contribuyen en gran medida a este aumento de peso.

Debido a la falta de tiempo, las personas que trabajan durante tantas horas en una oficina, no se alimentan bien, pican a horas inadecuadas o simplemente no comen y esto hace que suban de peso, se sientan agotados y otras molestias. Al pasar tantas horas sentados en el escritorio trabajando e ingiriendo alimentos poco sanos y una mala postura, contribuyen al aumento del volumen del estómago, sufrimos dolores de espalda y hasta tenemos problemas intestinales.

Evitar el estrés, el exceso de obligaciones o la ansiedad con golosinas y alimentos altos en calorías y grasas, puede traer consecuencias en tu salud a corto y largo plazo. Mantener el peso ideal, a pesar de estas condiciones, es un reto fácil de lograr si se hacen pequeños cambios y se adoptan hábitos nutricionales saludables.

Si estás notando que has subido de peso en la oficina, ten en cuenta estos sencillos consejos, que te ayudarán a perder esos kilos saludablemente y que puedes incorporarlos en tu rutina diaria.

Tips para no subir de peso en la oficina

1. El estar ocupado en la oficina, no es excusa para dejar de comer o comer de más. Muchas veces la falta de tiempo hace que mientras estamos trabajando no comamos y cuando llegamos a casa comemos de más, lo que está comprobado que aumenta de peso y más aún si no se realiza ninguna actividad física. Además si estás comiendo la misma cantidad que ingerías cuando llevabas una vida más activa, las calorías que consumes no las quemarás como antes y la energía extra tenderá a almacenarse para ser usada posteriormente.

También sucede que el estrés de la oficina y la ansiedad del corre corre diario, hace que comamos de más y en muchos de los casos ingerimos alimentos poco saludables para tratar de suplir las necesidades de nuestro cuerpo, lo que causa el aumento de peso.

Lo importante es comenzar a comer de forma saludable y a la hora que es, para que tu metabolismo esté activo. Realiza cinco comidas al día, recuerda iniciar el día con un buen desayuno para tener energía y no tener tanta hambre en la siguiente comida.

2. Intenta no quedarte quieto durante todo el día, muévete un poco mientras trabajas, para quemar algunas calorías durante el día. Para hacerlo puedes hacer algo como esto: cuando necesites comunicarte con alguien que se encuentra en el mismo edificio donde trabajas, no lo hagas vía telefónica o por correo electrónico, mejor ve caminando, sube escaleras, etc., también puedes tomarte un receso por algunos minutos y realizar algunos movimientos en tu silla para ejercitarte y eliminar los dolores de espalda. Tomar recesos cortos cada 45 minutos, para mantener alejado al sedentarismo durante la jornada laboral. Caminar dentro de las instalaciones y subir las escaleras en vez de tomar el ascensor pueden ayudarte.

Si no puedes levantarte del escritorio, quizá puedas ejercitarte unos minutos desde tu silla de trabajo. Existen diversos ejercicios que puedes realizar y que te ayudarán a cuidar tu espalda durante la jornada laboral.

3. En muchas empresas hay la oportunidad de tener cerca una máquina expendedora de golosinas y cuando no se tiene tiempo de salir a comer, lo primero que hacemos es correr a ella y elegir chucherías para alimentarnos. Entonces para resistir la tentación de consumir esas chucherías, intenta alejarte de esas máquinas expendedoras de golosinas y ten a mano otro tipo de alimentos como frutas, verduras, yogurt, nueces, etc., para esos momentos en los que te ataca el hambre, pero si no te es posible llevar nada a tu trabajo entonces trata de elegir golosinas más sanas como galletas de avena o integrales o barritas de cereal.

4. Muchas veces después del almuerzo o en los recesos que se tienen en el trabajo, solemos sentarnos a descansar y tomar un café. Evita quedarte quieto y mejor ve a caminar un poco, verás como cuando regreses a tu lugar de trabajo estarás más alerta, estarás ejercitando tu corazón y eliminarás la necesidad de la cafeína y el azúcar, lo que se resume en una quema de calorías y con el tiempo bajarás de peso saludablemente.

5. A la hora del almuerzo intenta buscar cerca de tu trabajo un lugar en el que puedas elegir alimentos más sanos, ya que los restaurantes suelen ofrecer alimentos rápidos, con muchas calorías y esta es una de las trampas que más te harán subir de peso. Si te es posible también lleva tu propio almuerzo, de esta forma tu mismo serás quien elija los alimentos más sanos, las cantidades y ahorrarás mucho dinero.

Si no tienes el tiempo suficiente para cocinar en la noche para llevar a la oficina, intenta averiguar si cerca de tu trabajo hay un lugar en el que se vendan almuerzos más sanos o de dieta, si definitivamente tienes que acudir a restaurantes comunes, procura elegir opciones más sanas, como una ensalada para comenzar y luego alimentos saludables en cantidades moderadas. Sustituye el café de la mañana por un té verde, y no olvides beber mucha agua durante el día.

6. Ten cuidado con los cafés especiales, ya que para muchos la tentación en la oficina son los capuchinos, mocachinos, frappés, etc., especialmente si la empresa cuenta con una máquina expendedora o hay algún lugar cercano a la oficina que venda este tipo de bebidas. Ten cuidado con estos cafés especiales ya que algunos pueden tener hasta 400 calorías por taza. Elige opciones más saludables como un té, una infusión de alguna hierba o un jugo de fruta natural, todo sin azúcar.

También en las oficinas suelen tener personas que van de puesto en puesto colocando bebidas como gaseosas o café, si te es posible pídele que te lleve siempre un té o un jugo natural y de esta forma no consumirás tantas calorías.

7. Luego de la  hora de almuerzo, no te quedes en la oficina, aprovecha los minutos que te quedan y sal a caminar por los alrededores. Esto te ayudará a quemar calorías y de paso a liberar un poco de estrés.

8. Si trabajas en un edificio de varios pisos, procura usar las escaleras lo más que puedas. Diez minutos de subir escaleras queman alrededor de 50 calorías. Hazte la idea de que el ascensor no funciona. Recuerda comenzar poco a poco, por ejemplo hoy comienza con un piso, mañana aumentas otro y así hasta completar todos los pisos hasta llegar a tu oficina.

9. Si te es posible evita usar tanto el auto y trata de dejarlo un poco lejos de la oficina para que puedas caminar un poco más, también puedes de vez en cuando ir al trabajo en bicicleta o a pie. Además de bajar de peso y estar en forma, estarás ahorrando dinero en combustible y realizarás la cantidad de ejercicio diario recomendado.

10. No comas en tu escritorio, ya que si pones un paquete de galletas en tu escritorio, lo más seguro es que te lo termines sin darte cuenta mientras haces tu trabajo. Si tienes hambre mejor tómate unos minutos y cómete un snack saludable con pocas calorías. Está comprobado que cuando comemos viendo televisión o trabajando, no nos damos cuenta que estamos ingiriendo y comemos demás, por eso evita tener a la mano esos alimentos poco saludables y mejor ten cerca una fruta, una barrita de cereales o unas galletas integrales, también puedes tener cerca un yogurt, un jugo de fruta natural sin azúcar o un poco de gelatina Light con trocitos de frutas.

Estos son algunos consejos, pero con el paso del tiempo tú mismo sabrás que hacer y que para no subir de peso mientras trabajas.

Comparte este post 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *