Ejercicios de precalentamiento

Estos ejercicios llamados de precalentamiento son indispensables a la hora de realizar cualquier otro ejercicio, ya que gracias a estos ejercicios moderados, la circulación se activa, los músculos y articulaciones se preparan para ser ejercitados en la actividad física de mayor intensidad. Debes tener en cuenta que la respiración también es muy importante, cuando se siente dificultad para respirar, lo mejor será detenerse, descansar durante un tiempo y comenzar de nuevo los movimientos imprimiéndoles un ritmo más pausado que el que tenía al producirse la respiración dificultosa y agitada.

De esta forma y con estos sencillos ejercicios de precalentamiento, evitarás lesiones musculares, distensiones de los ligamentos y cualquier accidente que se puedan causar con la realización de ejercicios físicos.

1. Es aconsejable que al comenzar la rutina de precalentamiento, se inicie con una caminata sin avanzar, es decir sin moverte del lugar donde te encuentras y gradualmente ir aumentando la intensidad y el ritmo.

2. Es momento de comenzar con el cuello y para esto debes mantener en cuerpo erguido, los pies juntos y las manos agarradas detrás en la espalda y en esta posición comenzar a hacer movimientos hacia delante y atrás hasta tocar en pecho con la barbilla. Ahora comienza a hacer círculos con el cuello y a moverlo también de un lado a otro.

3. Separa ligeramente las piernas, extiende los brazos y muévelos juntos de atrás hacia delante, haciendo círculos, mientras inspiras y luego espira lenta y profundamente con cada movimiento. Este ejercicio debe hacerse una diez veces y sin pausa, otras diez veces en sentido inverso.

4. En la misma posición del ejercicio anterior, abre los brazos de cruz, con las palmas de las manos hacia delante y lleva los brazos hacia atrás de forma enérgica, a la vez inspira y hecha el pecho hacia delante lo más que puedas.

5. Los pies juntos y comienza a alzar los brazos a los lados de la cabeza y, llevando ésta hacia atrás, espirando lentamente de manera que se termine de soltar todo el aire al momento de llegar a tocar los pies con las manos, sin flexionar las rodillas, repitiendo este ejercicio unas diez veces por día, se llegará a tocar los pies no sólo con las puntas de los dedos de las manos sino incluso son las palmas.

6. Los brazos en la misma posición y mientras se espira por la boca, se gira el tronco hacia la derecha y se vuelve a la posición inicial. Se repite la inspiración y la espiración moviendo nuevamente el tronco, pero esta vez hacia la izquierda. Este ejercicio, repetido unas diez veces al día, le dará a la cintura flexibilidad en la rotación, siempre que sea sólo de la cintura hacia arriba la parte del cuerpo que se mueva.

7. Separa ligeramente las piernas, coloca las manos sobre las caderas y flexiona la cintura hacia los lados, espirando al iniciar el ejercicio e inspirando al volver a la posición inicial. Tras hacer este ejercicio diez veces, debe flexionarse la cintura hacia adelante hasta tocar el pie derecho con la mano izquierda, a la vez que se espira.

Comparte este post 😉

Comments

  1. By paola

    Responder

  2. By cristian

    Responder

    • By Carito

      Responder

  3. By daniela

    Responder

  4. By arley

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *