Razones para ejercitarte durante el embarazo

Todos sabemos que la actividad física es importante en cualquier etapa de la vida, no solo para estar saludables, sino para mantener nuestro peso, estar en forma y cuidar nuestro cuerpo y mente. Sin embargo en el embarazo, pocas mujeres realizan alguna actividad física por temor, pero debemos saber que aunque se requiere adaptar las rutinas para esta etapa, es recomendable también que la mamita y el bebé reciban los beneficios del ejercicio.

Pero antes de saber porque es bueno hacer ejercicio durante el embarazo, es importante que consultes con tu médico antes de comenzar cualquier actividad físca en esta etapa, ya que todos los embarazos son distintos y cada uno requiere cuidados y tiene características específicas. Pero debes tener en cuenta que el embarazo no es un impedimento para ejercitarse y por el contrario convertirse en una persona sedentaria, ya que el ejercicio te proporciona muchos beneficios.

Por ejemplo el ejercicio en la etapa del embarazo, es una buena forma de prepararte para el parto y los ejercicios se basan en trabajo aeróbico de bajo impacto, ejercicios de fuerza de baja intensidad y actividades suaves como el yoga o Pilates.

También reduce el estreñimiento que es tan frecuente en esta época y que le genera tantas molestias a las mamitas, mejora el estado de ánimo y previene la depresión que generalmente se presenta durante el embarazo. Además ayuda a controlar el aumento de peso excesivo durante el embarazo, que aunque pocas mamitas saben es algo fundamental para la gestación y la salud tanto del niño como de la mamita.

Favorece la circulación sanguínea y previene la formación de varices y edemas, propios del embarazo. Reduce el estrés y las tensiones que se presentan en esta etapa. Además mientras nos ejercitamos liberamos endorfinas que tienen un efecto analgésico, por lo que reduce el dolor que puede presentarse en la espalda y las piernas a causa del peso corporal. Aunque no lo creas también mejora el autoestima, ya que muchas mamitas ven afectada esta parte por el aumento de peso y los cambios físicos propios de esta etapa.

El ejercicio facilita la recuperación tras el embarazo del peso, de la forma física y de la elasticidad de la piel que tanto se afecta durante la gestación. En los bebés, el ejercicio de la mamita, también tiene beneficios, ya que reduce el riesgo cardiovascular al mejorar el ritmo cardíaco.

Recuerda que en esta actividad física como en todas las que se realicen, la presencia de la hidratación es importante, debes beber agua, antes durante y después del ejercicio, debes tomar pequeños sorbos de agua cada diez minutos, para evitar la deshidratación.

Comparte este post 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *